5 Razones para no perderse Yacutinga Experience

Después de conocer los logros en turismo sostenible de Yacutinga Lodge, seleccioné estas 5 razones para no perderse Yacutinga Experience, el programa básico de la empresa que incluye dos noches de alojamiento, comidas y excursiones.

1. Los Guías

DSC_1278

Fue un privilegio recorrer esta selva subtropical con dos guías, Natalia, “casi bióloga” – aclara que está trabajando en su tesis – y Kuarahy, Jefe de la Comunidad Guaraní vecina al complejo. Mientra Naty nos ponía a tono con las relaciones más importantes de este ecosistema, Kuarahy señalaba en forma rápida dónde se encontraba una mariposa, un bailarín azul o nos hacía seguir como niños entusiasmados el paso entre ramas de los monos. El contraste entre sus estilos me resultó estimulante. Natalia rebosaba de pasión de bióloga y Kuarahy seguía un andar reposado que acompañaba con pocas palabras y alguna sonrisa ocasional. El trabajo entre los dos era colaborativo y natural y permitía brindar un servicio especial que es una de las fortalezas del programa sin lugar a dudas.

2. Las caminatas por la selva

Bailarín

Comenzamos esta actividad temprano por la mañana del segundo día. Efectuamos un recorrido circular que nos llevó de nuevo al lodge después de tres horas de caminata por senderos con nivel bajo de dificultad y mucho para ver! Reconozco que no tengo mucha paciencia con las clasificaciones de aves o insectos pero algunos de mis compañeros ocasionales disfrutaron con la identificación de tesoros entre la fauna y flora local o esperaron encontrar rarezas entre sus ramas, como el bailarín anaranjado (esta vez sin suerte) . En mi caso disfruté el contraste de luces, colores y tamaños en un recorrido divertido y seguro. Dejé mi ansiedad de trekker por un rato para mimetizarme con el espacio y cerrar los ojos varias veces escuchando los sonidos de esta selva y más lejano el murmullo o algún gritito de asombro de mis compañeros. La caminata nocturna después de la cena completó el recorrido de la mañana. Ranas, arañas, murciélagos y mucha diversión en la oscuridad, cada uno linterna en mano. Caminatas recomendadas para todos los gustos.

3. El kayak en el río Paraná

20131124_165938

El río Paraná es uno de los más importantes de América del Sur. Junto con el río Uruguay forman el Río de la Plata y un delta que recorro cerca de Buenos Aires en forma frecuente. Esta vez lo recorrí en uno de sus sectores superiores y llegué a su cauce a través del arroyo San Francisco en una tarde muy soleada (no olviden protector ni repelente). En el arroyo vimos un yacaré overo, garzas, un martín pescador (al menos yo ví uno solo) y muchas aves más. Yo me divertí con la remada fácil que se transformó en casi flotada al llegar a un Paraná que nos recibió como un espejo dorado reflejo del cielo. Nuevamente el trabajo de los guías fue destacado. Kuarahy nos cuidaba observando con atención que ninguna embarcación se moviera hacia el centro del río mientras Natalia nos señalaba todo lo que podíamos ver, entusiasmada como si fuera su primera guiada. El kayak finaliza en un puerto del área del complejo donde pudimos ver la zona de huerta, disfrutar un mirador y más que nada una limonada que tomamos apurados sin casi decir gracias!

4. El menú

Yacutinga12

Creo que las comidas de Yacutinga son un punto destacado del programa. En principio el menú incluye comidas regionales combinadas con cocina de autor y la presentación de los platos es bella visualmente aunque sin ostentación. Los platos incluyen brotes, semillas y vegetales que se cultivan en Yacutinga más otros productos naturales que se obtienen en la feria de Andresito, la localidad más cercana ubicada a 17 km. Las porciones contemplan el gasto energético de los huéspedes resultado de las intensas actividades realizadas en el programa más las altas temperaturas que tiene la zona gran parte del año. El desayuno en buffet es tropical, completo y variado. Color, sabor y salud están considerados en el menú del lodge y son un acierto más del servicio.

5. El proyecto

Yacutinga10

Yacutinga no es solo un lodge sino un “proyecto de conservación basado en la actividad turística de bajo impacto”. Toma en cuenta parámetros de conservación medioambiental y social; mucho énfasis en el cuidado de su personal más un servicio destacado para los huéspedes. Para un viajero atento, este lugar ofrece numerosos detalles que convierten la estadía en una experiencia única que sigue el reclamo del enfoque del turismo responsable: no olvidar al turista! En mi mente quedan combinaciones como mariposas en el área de pileta junto con llaveros simpáticos construidos con ramas; una ducha confortable después del calor con jabón orgánico de citronela; troncos caprichosos y otros que se elevan por el techo en áreas coloridas como el lobby o relajadas como el fogón; senderos internos cuidados, con luces tenues y lirios violáceos; grandes ventanas en las habitaciones y el ingreso del sonido de la noche. Y, por sobre todo, gente amable y natural en cada esquina…

**Estos días tomé contacto Carlos Sandoval, propietario de Yacutinga Lodge y me encontré con una novedad importante. Cada mes, los editores de ViajeSostenible.org seleccionan cuidadosamente una empresa turística que está realizando esfuerzos sobresalientes para conservar los recursos naturales y mejorar los medios de vida en las comunidades locales.  Este mes la empresa recibió el reconocimiento mensual de Rainforest Alliance en el programa que se llama Haciendo la Diferencia. Quien quiera leer la entrevista completa puede hacerlo AQUÍ.

Fotos: Yacutinga Lodge; Viajero Responsable

 

Tags:

Post

Autor

No comments yet.

Leave a Reply